DeliArte | Un cuento de amor Vietnamita
911
post-template-default,single,single-post,postid-911,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.2.1,menu-animation-underline,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2,vc_responsive
 

Un cuento de amor Vietnamita

Caminaba por las calles de hanoi (capital de vietnam) y me preguntaba porqué muchas señoras tenían los dientes negros y rojos al hablarme.

Por coincidencia me encontré con una chica, en el hostel en donde me hospedaba,  que me contó la historia que hay detrás de esto.

Había una vez…..

Una pareja de hermanos gemelos idénticos. Uno de ellos se casó y un día, después de llegar del trabajo, el esposo encontró a su esposa abrazando a su hermano gemelo, pues ella se había equivocado. El esposo se enojó tanto con el hermano y le dijo tantas cosas, que el hermano se fue a llorar al río.

Llorando se sentó sobre una piedra caliza y murió de tristeza convirtiéndose en piedra. El hermano fue a buscarlo y encontró a su hermano hecho piedra en el río, y lloró tanto que se convirtió en árbol; un árbol que creció tanto que tocó el cielo. Al no aparecer; la esposa fue a buscarlo y al encontrar la piedra y el árbol, lloró abrazada al árbol y se convirtió en enredadera: en las hojas de betel que abrazaban el árbol de areca, al lado de la piedra caliza.

Un buen día el rey hung, escuchó ésta historia de amor y ordenó a sus hombres que molieran unas hojas de betel, los frutos del árbol de areca y la piedra. Y se formó un jugo tan rojo como la sangre humana. El rey probó el jugo y le pareció delicioso. Desde ese día dijo que para las ceremonias maritales se debían mascar las hojas de betel, con el fruto del árbol de areca y la piedra. Esta práctica se convirtió en una costumbre vietnamita.

Es por eso que en la época de la dinastía tener los dientes negros o rojos era símbolo de lujuria y poder.

Y aún se puede ver la costumbre de esta historia de amor.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.